El Legado de una Fe (Vía Crucis Magno de Córdoba 2013)

Pasadas las nueve de la mañana, y tras un viaje en autobús desde nuestra querida Linares, poníam...


Pasadas las nueve de la mañana, y tras un viaje en autobús desde nuestra querida Linares, poníamos los pies en la Ciudad califal para presenciar el Vía Crucis Magno organizado, por la Agrupación de Hermandades y Cofradías con motivo del Año de la Fe. Una procesión Magna que pasará a la historia de la ciudad como uno de los actos que más personas ha conseguido reunir en los últimos años. Los días previos, la previsión era de tormentas y auguraban una probabilidad de lluvia del 75%, que se fue reduciendo hasta el punto de que no ha caído una sola gota y, además, Desde horas bien tempranas de la mañana las altas temperaturas se hacían presentes, presagio de lo que nos esperaría a lo largo de la jornada. El tiempo, por tanto, ha acompañado a las cofradías participantes a regodearse como no lo hicieron la pasada Semana Santa, cuando la lluvia deslució los días grandes. 
 Tras una breve parada para un café y una planificación rápida de la ruta a seguir, comenzamos nuestro andar por las calles Cordobesas empapándonos de su arte y como no, de las Hermandades y Cofradías que esa misma tarde procesionaria. Tras una mañana intensa de mucho andar y de presentar nuestros respetos a las mayoría de las imágenes que conformarían este Santo Vía Crucis en sus respectivas iglesias y capillas, tocaba relajarse y comer algo para coger fuerzas en compañía de familiares y amigos. 





Planificada nuestra tarde, nos dispusimos a ver la primera de las hermandades que abrían esta jornada Histórica con la salida de la Hermandad de La Merced, con el Cristo de la Coronación de Espinas del Barrio del Zumbacon a las 16:45 de la tarde. A partir de ese momento fue una continuidad de salidas para reunirse todas en un punto en común, la Cruz del Rastro, donde tenía lugar el inicio de lo que se podría llamar “Carrera Oficial” la cual ocupaba en extensión desde la mencionada la Cruz del Rastro, continuando por Ronda de Isasa, Arco del Triunfo, Calle Torrijos, y llegar así a la Puerta del Perdón de la Catedral, y entrar al Patio de los Naranjos. La estrechez de las calles volvía a abrirse a nuestro paso para llegar hasta las Tendillas y buscar, nuevamente otra de las Hermandades que ponía su portentoso paso de Misterio en la calles, que desde la Plaza de Capuchinos reparte Humildad y Paciencia a todo aquel que clava sus ojos en el. La Plaza de Capuchinos se encontraba repleta de almas, la verdad, parecía un nuevo Miércoles Santo cuando desde la nave anexa la Iglesia Conventual Santo Ángel emergió el escueto cortejo y llenó todo del embriagador aroma del incienso. 

 Abría el cortejo el paso de la Reina de los Mártires, que fue la única dolorosa bajo palio en participar, acompañada musicalmente durante todo el recorrido hasta la Mezquita-Catedral por la Banda de Julián Cerdán de Sanlúcar de Barrameda, con un exorno floral compuesto de rosas de color blanco.


 La I Estación era la Hermandad de la Candelaria, con el misterio de la Oración en el Huerto, donde el Señor Orando aparecía con una túnica blanca, visión muy distinta ya que en los Domingos de Ramos, suele salir con una túnica de color granate o morado. Acompañado en el recorrido de ida y vuelta por Banda de CCTT “Stmo Cristo de la Elevación” (Campo de Criptana) y como exorno floral un monte de flores silvestres, destacando rosas y romero. 


 La II Estación estaba representada por la Hermandad del Rescatado, con la imagen de Nuestro Padre Jesús Rescatado, el cual procesiona con una túnica lisa y un monte de iris de color morado. Acompañó musicalmente Banda de CCTT “Ntra Sra de la Salud” (recorrido de ida) y Agrupación Musical “Stmo Cristo de Gracia” (recorrido de vuelta), ambas formaciones de Córdoba.


 La III Estación correspondió a la Hermandad de La Esperanza, con el paso de misterio de Nuestro Padre Jesús de las Penas, conocido popularmente como el “Gitano de Córdoba”. Con un exorno basado en claveles de color rojo, y acompañado musicalmente por Agrupación Musical Ntro. Padre Jesús de la Pasión (Linares).





 La IV Estación, representada por la Hermandad de la Estrella con Nuestro Padre Jesús de la Redención ante Caifas, la cual llegaba por la Calle San Fernando, acompañado musicalmente por Agrupación Musical “N.P.J de la Redención” (Córdoba), con un exorno floral compuesto a base de claveles de color rojo.



 La V Estación correspondió a la Hermandad de la Sentencia, con la imagen de Nuestro Padre Jesús de la Sentencia, el cual iba acompañado musicalmente por la Banda de Cornetas y Tambores de “Nuestra Señora del Sol” (Sevilla), con un exorno floral compuesto de claveles rojos.



 La VI Estación perteneció a la Hermandad de la Merced, cuyo titular cristífero, Nuestro Padre Jesús de la Coronación de Espinas llevaba una clámide bordada a diferencia de la lisa que saca los Lunes Santo durante su Estación de Penitencia. Acompañado el misterio por la Banda de Cornetas y Tambores de “Nuestro Padre Jesús de la Coronación de Espinas”; y muy curioso el exorno floral, ya que tenia entremezclados los claveles de color rojo, junto con un tronco de espinas, simulando la corona de espinas que le fue impuesta a Cristo. 


 La VII Estación, contó con la Hermandad de Pasión y la imagen de Nuestro Padre Jesús de la Pasión, procesionando sobre un paso de caoba, y exornado con un monte de lirios morados. Estuvo acompañado musicalmente por la Agrupación Musical “Virgen de los Reyes” (Sevilla).


 La VIII Estación, estuvo representado por la imagen de Nuestro Padre Jesús Caido, titular cristífero de la Hermandad del mismo nombre que procesiona en la tarde-noche del Jueves Santo cordobés. Un paso muy característico, ya que el Señor procesiona sobre una peana, a diferencia de hacerlo sobre un monte; y como exorno floral destacan centros y jarras con rosas de color rojo y lirios morados. El Señor lleva corona de espinas dorada. Acompañado musicalmente por la Banda de CCTT “Caído y Fuensanta” (Córdoba). 



 La IX Estación correspondió a la Hermandad de la Santa Faz, la cual su paso de misterio pisó la calle 3 años después, ya que al realizar su Estación de Penitencia en la jornada del Martes Santo, y los tres últimos años ha estado presente la lluvia, la hermandad no salió a la calle. Representa el encuentro con la Santa Mujer Verónica, siendo un paso de caoba y dorado. El exorno floral es variado, a base de rosas rojas, lirios morados, yedra, entre otras flores silvestres. La agrupación musical “Virgen de las Lágrimas” (San Fernando, Cádiz) puso los sones musicales tras el misterio.



 La X Estación representada por la Hermandad de la Humildad y Paciencia, con la imagen cristífera del mismo nombre, Nuestro Padre Jesús de la Humildad y Paciencia, procesionando sobre uno de los pasos de misterio más grande la Semana Santa Cordobesa. El Señor lucía una túnica bordada granate, diferente a la que saca cada Miércoles Santo que es blanca bordada, y con un exorno floral a base rosas rojas.


 

 La XI Estación, con Nuestro Padre Jesús del Amor, representando la escena donde Jesús promete al Buen Ladrón su Reino, Hermandad de la Encarnación. Esta cofradía llegó a través del Puente de Miraflores para iniciar el recorrido oficial, antes de tiempo a por lo que tuvo que soportar un gran parón. El exorno floral estuvo compuesto a base de un monte de pequeñas flores moradas. 


 La XII Estación, con la Hermandad de la Expiración, donde se veía a Jesús Muerto en la Cruz, con María y al discípulo amado a sus pies. Hermandad que procesiona el Viernes Santo en silencio, pero que para esta ocasión, estuvo acompañada por la Asociación Musical Ecijana “AMUECI” (Écija). 



La XIII Estación estaba representada por la Imagen del Santísimo Cristo del Remedio de Ánimas, de la Hermandad del mismo nombre, siendo una hermandad con mucho sabor añejo. Hermandad sobria, bella, elegante, y con una imagen del Señor soberbia. Este paso del crucificado presenta muchos detalles como la calavera de Adán a los pies del Señor, así como un paso en caoba exceptuando los candelabros, y en madera lisa, sin tallar, con ruedas, y detrás del mismo, un grupo de hermanos cantando misereres. Con un exorno floral sencillo a base de flores moradas. Al paso de esta Hermandad, el público congregado guardó un silencio muy respetuoso. 


 La XIV Estación estuvo compartida por tres hermandades, la del Descendimiento con la imagen de Nuestro Padre Jesús del Descendimiento, procesionando en un gran paso de misterio, con un exorno floral a base de claveles de color rojo, y que estuvo acompañada musicalmente por la Banda de Cornetas y Tambores de “Nuestro Padre Jesús Cautivo” de Santa Genoveva (Sevilla). La Hermandad de Las Angustias, representando la Piedad al pie de la Cruz, donde la Virgen es considerada como la segunda Señora de Córdoba, y con un exorno de rosas rojas en las jarras de las esquinas, y un monte de flores moradas, destacando lirios; y como acompañamiento musical la Banda de Música Círculo Cultural “Calíope” (Fernán Núñez). Y la Hermandad del Santo Sepulcro, con la Imagen de Cristo Yacente, procesiona sobre un impresionante paso, donde cabe destacar que no presenta ningún exorno floral, y acompañado musicalmente por una capilla musical. 



 Y por último, la XV Estación, con la Imagen de Nuestro Padre Jesús Resucitado, de la Hermandad del Resucitado, con sede canónica en la Iglesia de Santa Marina. Procesiona sobre un paso de misterio tallado y dorado, con un exorno floral a base de rosas blancas, entre otras flores. Musicalmente estuvo acompañado por la Banda CCTT Tres Caídas de Triana. 


 Fue un acto que llevaba esperando al Ciudad de Córdoba con mucho tiempo, y que no defraudó a nadie, aunque siempre presentando los inconvenientes que siempre aparecen. Debido a la llegada de 200 autobuses a Córdoba no sólo de las ocho provincias de Andalucía sino de toda España y una previsión de visitas en el entorno de la Mezquita de 180.000 personas, al Ayuntamiento no le quedó más remedio que aprobar un plan especial de seguridad y movilidad. También se debe hacer mención al gran retraso que se acumuló en el acto, provocando que muchas hermandades tuvieran que cambiar de recorrido, y aligerar el paso para no recogerse a altas horas de la madrugada. Pero a pesar de ello no defraudó a nadie, y Córdoba supo estar a la altura organizando un acto impresionante. Fue sin duda un magno acontecimiento que quedará retenido en la memoria de todos que pudieron presenciarlo.


A continuación os mostraré un montaje Audio-visual con algunas de las imágenes y vídeos realizados por un servidor y Noelia A. Fernández durante el Vía Crucis Magno celebrado el pasado día 14 de Septiembre en Córdoba, el cual espero que sea de vuestro agrado.

Publicaciones que quizás le pueda Interesar

0 comentarios

Flickr Images