A los Pies de la Misericordia (Baeza, 12/11/2016)

Cuando ya parecía que la Semana Santa había pasado, que ya no volvería a oler a incienso, cuand...


Cuando ya parecía que la Semana Santa había pasado, que ya no volvería a oler a incienso, cuando parecía que yo no habría bullas, de repente y casi sin darse cuenta, nos encontramos de nuevo inmersos en este sueño que nunca termina de acabar. Frente al ruido que todo lo inunda, que todo lo pervierte con ese magma que obstruye los sentidos y la razón. Frente al discurso hueco y las palabras que apenas dejan huella en los labios que permanecen sellados por la luz del conocimiento. A su vez, el silencio de la noche se presta para ser paño impregnado en aromas de una primavera que aún no ha llegado. Silencio roto entre la multitud de un pueblo, deseando aliviar tanto dolor, implorando Misericordia.
Una Misericordia que hace del llanto lejano un dolor inminente, una pulsación que late fuerte y más fuerte para provocar, frente a Él, una revolución de los sentidos, de la piel que roza otra piel con los labios temblorosos porque la gracia que recibió un solo hombre convirtió la madera en un altar sagrado, en un ara que invita a rezar con la mirada, como un milagro más que Dios quiso hacer a través de un ser humano.
En pleno período otoñal, la Ciudad Renacentista de Baeza celebró un Besapies Magno con motivo de la clausura del Año de la Misericordia. Desde primeras horas de la mañana la ciudad era cubierta bajo un sol típico de estas fechas. No era un día cualquiera, el aire parecía distinto, pero a la vez conocido. Era como volver a lo más íntimo del alma sin quererlo. Un día histórico sin duda, en donde cofrades, devotos y turistas pudieron arrodillarse a los Pies de la Misericordia.


De entre las tinieblas de viejas iglesias oscuras y frías, pero a la vez silenciosas y bellas, emerge el Bendito rostro de Cristo siempre iluminado por la cera para mostrarnos la Fe, el camino y la verdad verdadera. Es realmente difícil enfrentarse a este momento, escribir sin que florezca el sentimiento y la emoción. Es complicado no imaginar momento más íntimo que este cuando El y solo El, más allá del volumen sacro nos recuerda en este Besapies Misericordioso que no es preludio, sino una punzada en la arteria viva que sangra ante una realidad tan humana, tan divina como el beso fiel del niño que lo mira boquiabierto, el beso del anciano que sólo se aferra a Él para vivir día a día, de la ilusión de los padres que presentan a sus hijos de pocos meses ante su mirada buena y lo amparan a su protección, la caricia amorosa que roza sus pies, las lágrimas y los sentimientos contenidos, de las ofrendas de amor sincero, de aquellos que, nerviosos pasan ante su presencia.
No hay más verdad que esta, y en la que caben todos los anhelos, las aspiraciones, las angustias, los miedos y esperanzas, las miserias y las ilusiones de quienes reconocen su silueta inconfundible. La imagen es sencilla y rotunda rodeada por un silencio atronador, como el nombre que evoca a Dios en cualquiera de sus advocaciones.

Es el alfa y el omega, el cielo y la tierra, el principio y el fin, la vida y la muerte. La verdad de nuestros padres, la de quienes le rezaron arrepentidos sin ser capaces de sostenerle la mirada, la de quienes se descalzaron aliviados nada más pisar los umbrales de su santa morada, la de quienes lo vieron caminar, recorriendo las antiguas calles empedradas de esta Ciudad Renacentista.  No hay más verdad que la de este Dios que año tras año, carga con los pecados de cuantos somos y cuanto hemos dejado de ser, por eso lo representamos de manera cierta y bien real para hacerlo uno más entre nosotros. Y por eso mismo necesitamos de vez en cuando mirar cara a cara a la verdad, el que pueda porque la verdad solo tiene un nombre, Misericordia.


A continuación os mostraré algunas de las imágenes que pude tomar de este Besapies Magno con motivo de la Clausura del Año de la Misericordia en la Ciudad de Baeza. De igual modo, pedirles disculpas puesto que, debido al poco tiempo del que disponía no pude fotografías el resto de imágenes participantes en dicho evento.


















Publicaciones que quizás le pueda Interesar

0 comentarios

Flickr Images